logo aiic  
Espaiic: Asociación de los Miembros de AIIC en España


Página principal › ESPaiic › Grandes acontecimientos 
Espaiic.es
 
 
 
 
 

XIX congreso de la Unión Internacional de Arquitectos

La interpretación consecutiva – solución ante una crisis


En junio de 1996 el XIX Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) se reunió en Barcelona. Los organizadores decidieron que las conferencias tuviesen lugar en lugares emblemáticos para la arquitectura barcelonesa, integrados en el casco antiguo de la ciudad, y no en un único centro de congresos. Así la ciudad sería la auténtica anfitriona.

Se invitó a los grandes nombres de la arquitectura. La oferta del congreso resultó tan interesante que hubo una avalancha de inscripciones: casi 10.000 participantes y las salas más grandes con un aforo máximo de 600 personas.

El día de la inauguración comenzaron los problemas, y las protestas. No todos los congresistas interesados podían entrar a escuchar las conferencias magistrales. El Comité Organizador fue víctima de su propio éxito. Nunca un congreso de arquitectos había tenido tan abrumadora acogida.

 
Grandes acontecimientos
Ante la crisis, el Comité Organizador, junto con el alcalde de la ciudad, optaron por encontrar otra solución. Se alquiló el Palau Sant Jordi, con un aforo de 14.000 personas, donde todos podían tener cabida. Fue toda una proeza técnica acondicionar el Palau en menos de 24 horas – después de un concierto de rock que finalizó a las 3 de la madrugada – para instalar allí las cabinas de interpretación simultánea y el resto del equipo técnico necesario.

Pero mientras tanto, se habían tenido que anular varias conferencias importantes y no se podía perder un día entero. Surgió la idea de usar la Plaça dels Àngels como tribuna pública. Más de 3.000 estudiantes y arquitectos de todo el mundo se sentaron en el suelo en un Woodstock improvisado y escucharon a los grandes gurús de la arquitectura mundial pronunciar sus conferencias desde un estrado que se instaló junto al Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA).

A falta de cabinas de interpretación, auriculares y de todo lo que sí hay en una sala de reunión y no en una plaza al aire libre, para facilitar la comprensión del público, mayoritariamente de habla castellana, se utilizó la interpretación consecutiva. Tres intérpretes estuvieron relevándose para interpretar las intervenciones al español.

Con este ejemplo queda claro que, aunque la simultánea es la modalidad de interpretación más utilizada, la consecutiva sigue siendo imprescindible en muchas ocasiones y que puede salvar dificultades e imprevistos.
flecha
 © Copyright ESPAIIC, 2013. Reservados todos los derechos.