logo aiic  
Espaiic: Asociación de los Miembros de AIIC en España


Página principal › ESPaiic › Historia 
Espaiic.es
 
 
 
 
 

Pioneros de la AIIC en España: entrevista a Teresa Oyarzun

II. Creación de la región AIIC España


Intenté dar a conocer la Asociación y conseguí que bastante gente fuera haciéndose miembro de la AIIC a pesar de que por aquel entonces era muy duro ser miembro, había que respetar condiciones muy estrictas. Es cierto que por un lado se ganaba mucho, pero por otro lado resultábamos poco asequibles. Esa situación era muy dura para nosotros. Así seguimos unos años, luchando: había que tener mucha determinación para cumplir todas las normas AIIC. Defendíamos la necesidad de interpretar directamente de todas lenguas sin necesidad de acudir al llamado "relé", y explicábamos cuál era el número mínimo de intérpretes necesario en cada cabina. En fin, que las cumplíamos, pero a costa de perder mucho trabajo.

Afortunadamente, un buen día se crearon las regiones. Como éramos tan pocos, creo recordar que me eligieron a mí como representante de España. Para tener una "Región" era necesario un mínimo de miembros. Como no lo teníamos, un intérprete austríaco, un hombre estupendo, muy buen intérprete, muy culto, se hizo miembro por la Región española para Barcelona, donde no había ningún intérprete de la Asociación. Así reunimos el "quorum" y pasé a ocuparme de la Secretaría de la Región. Éramos cuatro gatos y no tenía mucho que hacer, la verdad, muy poquito, y en la Región nos las arreglábamos muy bien para cumplir con todas las normas de la AIIC, nunca cobrábamos un céntimo a nuestros colegas o al organizador, no cobrábamos a nadie, es decir, nos limitábamos a cobrar nuestros honorarios.

Después de crearse las regiones y el Consejo (la Región España fue creada en 1965), me nombraron miembro del Consejo por la Región española. Cosa que sucedió varias veces, no por méritos propios sino porque a los demás no les apetecía, había que ir a Ginebra, discutir, defender la situación de España...

Fue por lo tanto una labor casi como de misioneros laicos. Había muy poco trabajo, y en un principio pocos intérpretes. Intentábamos hacer cabinas puras, y era más complicado, supongo que habría relés, pero por necesidad. Poco a poco fuimos convenciendo a más gente y conseguimos equipos bastante equilibrados, bastante buenos. Volví a ser miembro del Consejo creo que tres veces más. Y seguimos trabajando y luchando por la profesión.

<-- anterior   siguiente -->

 
Historia
 © Copyright ESPAIIC, 2013. Reservados todos los derechos.