logo aiic  
Espaiic: Asociación de los Miembros de AIIC en España


Página principal › ESPaiic › Historia 
Espaiic.es
 
 
 
 
 

Pioneros de la AIIC en España: entrevista a Teresa Oyarzun

VI. El futuro de la profesión
Una mirada amablemente escéptica


El mercado nuestro es duro. Algunos contratan un equipo de intérpretes porque viste más, da más categoría a la conferencia, y poco les importa que sean muy buenos, medianos o malos: pueden decir que han tenido traducción simultánea.

También hay gente que se fija en la calidad. Recuerdo la conferencia de un buen cliente, una organización internacional que se reunía en Italia. Los italianos querían poner los intérpretes y el responsable de la organización se negó, diciendo que tenía el equipo suyo de siempre, pero no hubo manera. Recuerdo que le hice la siguiente propuesta: "Se me ocurre una solución intermedia que tiene sus riesgos pero también alguna ventaja: llevemos medio equipo de aquí y tomemos medio de allí". Al decirlo pensaba en mi fuero interno: si va muy mal la cosa quizás consigamos salvarlo.

Así lo organizamos. Los de allí, excepto una señora que trabajaba bien, eran malos, realmente malos, y claro, fue un fracaso, y eso sirvió de lección al organizador. Nunca más aceptaron trabajar con otros intérpretes que no fueran los de su equipo habitual. El ser malos a veces se paga. Y el ser buenos también. Se paga todo.

Como ves, soy bastante escéptica, amablemente escéptica. No estoy amargada, no puedo estarlo porque a mí me ha ido muy bien. He tenido muchísima suerte.

Hace muchos años me pidieron un artículo para ABC. El título rezaba "Intérprete, profesión del siglo XX". Me lo publicaron en tercera página y con fotografía arriba, ¡no te vayas a creer! Para el siglo que viene... no sé qué decirte.

A menudo me piden que ayude a jóvenes a hacerse intérpretes. Suelo contestar: "Si te empeñas, te ayudo, pero yo personalmente no creo que sea una carrera para empezar ahora. Es una carrera muy insegura". Tampoco era una carrera segura cuando yo empecé.

¿Te conté lo que me dijo una señora inglesa, Dora Lenard de Alonso, cuando estaba dudando si dejar mi puesto de funcionaria? Estaba dudando porque después de unas primeras experiencias de cabina me apetecía mucho más la idea de la interpretación. En ésas estábamos cuando Dora, que era intérprete, una de los cuatro mosqueteros, sacó a relucir nada menos que a San Agustín y me dijo: "Mira, Teresa, la seguridad es de almas mediocres". "¡Ay, Dora, qué me dices!" le contesté. "Yo no me considero un alma excepcional, pero tampoco quiero ser mediocre" ¿Qué te parece? No fue esta cita lo que me convenció, pero me pareció una frase preciosa y siempre la he recordado.

<-- anterior

 
Historia
 © Copyright ESPAIIC, 2013. Reservados todos los derechos.