logo aiic  
Espaiic: Asociación de los Miembros de AIIC en España


Página principal › La cabina › Diseño de cabinas 
Espaiic.es
 
 
 
 
 

Páginas especiales para personas que trabajan en el diseño y la construcción de instalaciones para congresos

El interior de las cabinas


Medidas (apartado 4.5 de la norma)

La norma ISO 2603 (UNE 74162 de AENOR) especifica las dimensiones mínimas que debe tener el espacio de trabajo y las características de la ventilación para que sea satisfactoria. (enlace a página 6d2, de 2603 o tabla aquí)

Vidrieras (4.7)

Deben colocarse amplios cristales en la parte frontal de la cabina, y a ambos lados que permitan ver el interior de las demás cabinas.

La mejor solución es un solo cristal laminado de un grosor de 40 mm, o dos cristales montados en un marco de aluminio ligero y con sellado permanente. Aunque el coste resulta un poco más elevado, se compensa por una mayor facilidad de montaje, debido a su escaso peso y al reducido ángulo de inclinación (sólo de 2-3 grados). Así se cumplen los requisitos de insonorización y protección contra el deslumbramiento, y los cristales son fáciles de mantener limpios y en buen estado.

 
Diseño de cabinas
No resulta adecuado el uso de dos cristales montados individualmente, puesto que puede producirse condensación entre ellos.

Los reflejos en la vidriera frontal producen cansancio y molestias, pero pueden evitarse inclinando ligeramente la parte superior del cristal hacia el exterior de la cabina. Los cristales empleados deben ser incoloros y antirreflectantes.

Para asegurar un ángulo de visión máximo y sin obstrucciones desde las cabinas, deben evitarse los soportes verticales en la unión entre el cristal frontal y los laterales. Debe aplicarse el sellante entre los cristales con el fin de garantizar una correcta insonorización.

Superficie de trabajo (5.4)

Se necesita una mesa estable de dimensiones y profundidad suficientes para dar cabida al equipo técnico de interpretación, además de los documentos de trabajo y el material de referencia que utilizan los intérpretes. Debe situarse en la parte frontal de la cabina, ocupando toda la anchura de la misma.

Téngase en cuenta que una mesa excesivamente grande puede ser tan incómoda como una demasiado pequeña.

Las dimensiones más adecuadas para la mesa se detallan en la norma ISO 2603 (UNE 74162 de AENOR).

Espacio para guardar documentos (5.4)

Se recomienda instalar estanterías o casillas en las paredes laterales o trasera (no debajo de la mesa de trabajo) o una mesa adicional.

También resulta útil un carrito ligero con ruedas o un estante sobre el cristal frontal debajo del techo (dependiendo del diseño de la cabina; hay que tener en cuenta la altura del estante para evitar que el intérprete reciba un golpe en la cabeza al ponerse de pie).

Asientos (5.5)

Los asientos de los intérpretes deben ser cómodos, sin ser excesivamente voluminosos: sillas de altura regulable, de 5 patas con ruedas silenciosas. Los apoyabrazos deben ser de material amortiguador para evitar ruidos cuando golpeen contra el borde de la mesa.

Es esencial proporcionar reposapiés independientes y móviles para las personas de menor estatura, para que puedan estar sentadas a una altura adecuada y tener una buena vista de la sala. Es suficiente una sencilla barra de madera fijada a unos soportes estables.

Alumbrado (5.2)

Iluminación de la zona de trabajo

  • Los intérpretes deben disponer de lámparas de mesa para poder leer textos o tomar apuntes cuando las luces de la sala estén apagadas.

  • No son admisibles los tubos fluorescentes.

  • A la hora de seleccionar e instalar el material de iluminación, deben tenerse en cuenta las siguientes condiciones:
    - La lámpara de mesa no debe entorpecer la visión ni generar calor.
    - Además, debe evitarse que se deslumbre a los ocupantes de las cabinas contiguas o de la propia sala de conferencias.

  • Deben colocarse también variadores de intensidad lumínica, sobre todo si se prevén proyecciones durante la conferencia. Conviene evitar los variadores baratos que puedan producir interferencias y ruidos.

  • Una solución sencilla es la colocación de focos sobre la mesa de trabajo, colgados de un cable extensible y con una pantalla cilíndrica de un tamaño adecuado para que no se limite demasiado el haz luminoso al bajar la lámpara y no se produzca deslumbramiento en la sala al subirla. La intensidad de la iluminación vendrá determinada por la distancia entre la lámpara y la superficie de la mesa.

  • Ninguna fuente de iluminación debe producir reflejos en las vidrieras de las cabinas.

Alumbrado general

Además, se requiere otro sistema de iluminación general que ilumine la cabina al entrar y que se pueda utilizar para hacer la limpieza, por ejemplo. Debe contar con un interruptor cerca de la puerta. En este caso, sí puede utilizarse un alumbrado de tipo fluorescente.

El alumbrado general de la cabina no debe situarse detrás de los intérpretes, para evitar la proyección de sombras sobre la mesa de trabajo (en el caso de emplearse esta iluminación mientras los intérpretes están trabando).

Debe colocarse un interruptor al alcance del intérprete que está trabajando.

Insonorización (4.8)

Las paredes, los suelos, las puertas y los cristales de las cabinas deben estar insonorizados para impedir interferencias desde otras cabinas o desde la sala.

Por razones de salud, no se permite el uso de moquetas en las paredes.

Superficies (4.8, 5.4)

Ni las paredes ni la superficie de la mesa ni los cristales deben ser reflectantes. Aunque los documentos tienden a producir reflejos, este efecto puede ser reducido por unas superficies de tipo mate y de colores neutros en la mesa y el cuadro de control del intérprete.

La mesa debe estar revestida de un material amortiguador para evitar la transmisión por los micrófonos de ruidos producidos por golpes, etc., a la vez que debe ser lisa y firme.

El revestimiento del suelo también debe ser un material que amortigüe el sonido.

Climatización (4.9)

Dado que el sistema de renovación de aire forma parte de la estructura de la cabina, es esencial planificarlo en una fase inicial. El sistema de climatización debe ser independiente del resto del edificio y de la sala de conferencias, y el aire suministrado a las cabinas debe ser totalmente nuevo (no reciclado).

Cada cabina debe disponer de un equipo propio o controles individuales del termostato.

Se debe prestar especial atención a los siguientes puntos:

  • Los conductos de entrada de aire no deben atravesar los tabiques entre las cabinas, puesto que anularía la insonorización.
  • Se debe introducir el aire a baja presión, de manera silenciosa y sin corrientes, y sin que se transmitan ruidos de una cabina a otra.
  • Se deben colocar las entradas y salidas de aire dentro de la cabina de tal forma que los intérpretes no estén expuestos a corrientes.

Las aberturas de aire colocadas en el techo o el suelo tienden a producir corrientes entre las entradas y salidas de aire en las paredes, además de remolinos en los rincones, debido al índice de renovación de aire que exige la norma ISO 2603 (UNE 74162 de AENOR) y el reducido espacio en el interior de la cabina.

Suele ser necesario algún tipo de descompresión del aire antes de su entrada en la cabina, que puede conseguirse mediante un falso techo perforado sobre el que se extiende el aire antes de penetrar en la cabina. (Nota: La instalación de este doble techo no debe tener como consecuencia una reducción en la altura total de la cabina.)
flecha
 © Copyright ESPAIIC, 2013. Reservados todos los derechos.